Cikesa


Medio ambiente


¿Funerales ecológicos?

Los funerales ecológicos plantean muchas preguntas, pero la primera respuesta está en la elección y la calidad del ataúd.

En el planeta hay cerca de 56 millones de defunciones anuales. Las prácticas funerarias tienen un impacto real en el medio ambiente. En nuestro país, el enfoque ecológico individual ha afectado gradualmente todas las áreas de nuestro negocio y, en particular, nuestra relación con los funerales. CIKESA como fabricante que opera a nivel nacional, tiene el deber de ser ambientalmente responsable, tanto en su gestión del negocio como durante el desarrollo y fabricación de los ataúdes, los cuales responden cada día mejor a las expectativas de un mercado que requiere ataúdes ecológicos. Nuestros clientes, las funerarias, son tan conscientes como nosotros y les ofrecen a las familias opciones y consejos.
 
¿Por qué el ataúd tiene tal protagonismo en las elecciones de un funeral?

Cualquiera que sea la preferencia del funeral, es la elección del ataúd la que permite, desde luego, el primer gesto ecológico. Durante el 2017, el 38,43% de las familias optaron por la cremación y el resto por la inhumación, se espera que en el 2025 la cremación llegue al 60% (Fuente PANASEF). En ambos casos, el ataúd es obligatorio y participa en el registro ambiental del funeral. La cremación, genera un gasto energético significativo, sin embargo, desde un punto de vista socioambiental, permite "liberar el suelo". Requiere ataúdes con buena resistencia mecánica y buen rendimiento de combustión. El entierro, que permite la desintegración orgánica sin gasto de energía durante un largo período, requiere ataúdes de calidad duradera. La madera y sus derivados sigue siendo el material más adecuado para ambas soluciones.

¿Cómo han evolucionado nuestros ataúdes?

El uso de especies de árboles de rápido crecimiento, como el pino o el álamo, permiten un mejor control del impacto de la carpintería funeraria en el recurso forestal.

Los barnices, responsables de la liberación de productos tóxicos a la atmósfera (cremación) o al suelo (entierro), están siendo reemplazados gradualmente por productos de acabado a base de agua que tienen un impacto mucho menor en el medio ambiente.

La poca utilización de adornos o bien estos sustituidos por adornos de madera o herrajes fácilmente extraíbles antes de la cremación, han hecho desarrollar modelos más sobrios y una nueva estética. La elección de una almohada 100% biodegradable para el entierro o la cremación también mejora el equilibrio ambiental, en este sentido CIKESA ha optado desde sus inicios en la utilización de almohadas de cartón.

CIKESA y el valor ecológico de su fabricación

La fabricación de CIKESA, además de los estándares de calidad que garantiza, también es un activo para el medio ambiente. La utilización de tableros de chopo y pino provenientes de bosques de talas controladas de nuestro país, cumple mejor con los criterios de una fabricación lo más cercana a nuestro centro de producción, dejando atrás las fabricaciones de ataúdes con maderas provenientes de países lejanos.